La evolución del café colombiano está sujeto a la evolución del comportamiento económica de Colombia.
El café colombiano es a menudo considerado como uno de los cafés de mayor calidad del mundo. Colombia tradicionalmente ha cultivado variedad arábica y su geografía única lo hace perfectamente adecuado para producir una deliciosa bebida. Las excelentes condiciones de crecimiento de Colombia se han asociado con una agresiva campaña de mercadeo de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), que ha trabajado desde finales de los años 50 para llevar al sector cafetero de Colombia a la vanguardia de la atención internacional. Colombia ha sido tradicionalmente el segundo país productor mundial de café sólo por detrás de Brasil. Aunque actualmente este puesto está bastante reñido con la producción vietnamita.

Geografía y Medio Ambiente

Colombia está dividida en dos por las montañas de los Andes. Éstos a su vez se dividen en tres cordilleras paralelas. Gran parte del café de la nación se cultiva en esta área. La nación es pequeña y contiene dos de los cinco “puntos calientes de biodiversidad” de América del Sur. La zona húmeda de Tumbes-Choco ocupa toda la costa colombiana, mientras que la parte de los Andes tropicales abarca casi todas sus sierras. La protección del medio ambiente es vital para la producción del café y sus estándares de calidad.

Evolución del café colombiano

Nadie sabe exactamente cuándo llegó el café en lo que ahora es Colombia. Algunos piensan que el grano vino con los sacerdotes jesuitas en el siglo XVII. Hasta 1835 no se exportó al extranjero. La primera exportación fue a los Estados Unidos.
Por aquel entonces todo el cultivo de café se concentraba en unos pocos latifundios. La reforma agraria en los años 30 hizo algo para aliviar la desigualdad en la propiedad de la tierra. Aun así, en 1980 el 10% de las granjas manejaban el 80% de las tierras cultivables. La situación tienda a ser más democrática.
Lo que es innegable es la inmensa calidad del café colombiano. Ya que desde hace siglos se viene consumiendo, en todo el mundo. Y en una tendencia que no decaerá.